Zorzal Común - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Zorzal Común

Aves > S - Z

NOMBRE COMÚN: ZORZAL COMÚN

NOMBRE CIENTÍFICO
: TURDUS PHILOMELOS

FAMILIA
: TURDIDAE

DESCRIPCIÓN: Su longitud es de unos 25 cms. Es apreciado, ya no sólo como especie cinegética, sino también por sus notables facultades canoras, siendo convertido en pájaro de jaula para muchos que lo han calificado de un canto aún más melodioso y aflautado que el del propio ruiseñor. Su canto es poderoso y tiene tendencia a repetir la misma frase varias veces. Demuestra una cierta actitud romántica cuando entre octubre y noviembre se le puede oír cantar al atardecer desde un árbol o posadero, animado por los rayos del sol poniente, e incluso cambiando de rama para poder seguir recibiendo en su cuerpo las últimas luces de ocaso. Es de canto mimético, es decir, que puede emitir o copiar el canto de otras especies. Su reclamo es un /tsic/ que emite en vuelo. A veces un /chac/, fuerte u sonoro. Mientras que éste utiliza como atalaya de canto cualquier rama despejada, generalmente de árboles altos, su pariente el Zorzal charlo prefiere emitir su canto desde la cima o copa del árbol. Es de color pardo oliváceo con pecho y vientre muy moteado de oscuro. No existe dimorfismo sexual, es decir, macho y hembra muestran idéntica librea. Se distingue en vuelo del Zorzal charlo por su pecho y parte inferior de sus alas de color ocráceo.

HÁBITAT
: Invernante en nuestra provincia, aunque puede nidificar en las zonas más norteñas de la Península. Migra en grupos y por la noche. Muy gregario en la estación invernal. Es bastante confiado y suele dejarse ver en cultivos, huertas, matorral mediterráneo y bosques, preferentemente de frondosas.

COSTUMBRES
: Su comportamiento de grupo podría recordarnos, en algún sentido, al del estornino, en cuanto que, fuera de la época estival, se reúnen en dormideros que abandonan a la mañana siguiente, para dirigirse a sus lugares preferidos de alimentación, llegando a cubrir grandes distancias en un solo día; ambas especies ostentan gran predilección por los campos de olivos donde se alimentan de aceitunas. Su vuelo es alto, recto y con batidos de alas con paradas intermitentes. Se alimenta nuestro visitante invernal de todo tipo de caracoles (que apoya, e incluso golpea, contra una piedra para romper la concha), lombrices, insectos, frutos del bosque y de otras áreas de cultivo. Los zorzales tragan el fruto entero lo que permite la buena propagación de la semilla. Al igual que el Mirlo, se alimenta preferentemente en el suelo, donde se le ve corretear como a su congénere. La hembra incuba dos puestas anuales (puede llegar a tres), con 5 o 6 huevos de color azul, por cada una de ellas... El nido, situado a poca altura del suelo, hecho a base de hojas secas, musgo o raicillas, es finalmente revestido con barro. Los pollos serán cuidados por ambos progenitores.



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal