Santillana-Serranillo - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Santillana-Serranillo

Rutas


Se han utilizado las curvas de nivel que marcan la altitud según plano del Instituto de Cartografía de la Junta de Andalucía.



DISTANCIA: Ida y vuelta 5,2 Km.
DIFICULTAD: Baja
DESNIVEL:  60m. (Comenzamos en 620 m. y llegamos a 680 m.)
COMIENZO:  Ruinas de Santillana
LLEGADA:  Ruinas de Santillana
______________________________________________________
REFERENCIAS
Km. 0,0  Ruinas Lagar Santillana
km. 0,45 Cadena a la izquierda de camino nº 10 Pocopan
Km. 0,7 Paso sobre Arroyo Chaperas
Km. 0,8 Cadena a la izquierda de camino nº 14 del Moral
Km. 2,6 Serranillo
______________________________________________________
COMENTARIOS
Advertir que este es un camino abierto al tráfico a motor por lo que han de tener precaución tanto si se realiza caminando como en bicicleta. Comienza el camino en las ruinas del Lagar de Santillana, nos dirigimos hacia el norte dejando el arroyo a la derecha, a 50 m. dejamos un camino que asciende, continuamos y a 450 m. vemos la cadena del Camino nº10 Santillana-Pocopan , que asciende a la izquierda y que dejamos. Podemos contemplar vegetación de ribera, sauces, fresnos, en el mismo Santillana olmos, una Robinia (Robinia pseudoacacia) no muy común en el Parque, enfrente una higuera, en el arroyo mentas, tarajes, adelfas, zarzas, zarzaparrillas, etc., seguimos unos 100 m. y comenzamos a ver el lagar de Chinchilla a nuestra derecha en lo alto del cerro.
Continuamos a unos  50 m. cruzamos el puente sobre  arroyo y ascendemos unos 100 m. encontramos a la izquierda una cadena donde comienza el
Camino nº 14 Chinchilla-Molineta, seguimos adelante unos 700 m. más y llegamos al paso del arroyo Gutiérrez donde veremos álamos blancos, durillos, zarzas, etc., y un pino que divide el camino en dos. Seguimos nuestro camino unos 400 m. y encontramos otro arroyo y un inapreciable camino que sale a la derecha perdido entre el matorral. Entre grandes pinos, durillos, chopos, rosales, zarzaparrillas, etc., pasamos la curva y a la izquierda algunos ejemplares de fresnos, ya marchitos, con agujeros que sirvieron de nidos a pájaros carpinteros. Seguimos ascendiendo y vamos contemplando los 3 esbeltos cipreses 2 verticales y 1 horizontal que nos dan la bienvenida a Serranillo. Tras ellos 6 cipreses verticales y un gran ejemplar de eucalipto impone su presencia pero, un poco más abajo a la izquierda, medio escondido por el terraplén vemos un hermoso ejemplar de cedro (cedrus atlantica) junto a pinos piñoneros, y en primavera lirios junto a las ruinas.
En este lugar es fácil encontrarnos con alguna que otra ardilla jugueteando entre el ramaje de los árboles y saltando ágilmente de un árbol a otro. Pudimos contemplar un bonito ejemplar paseando tranquilamente por la superficie alfombrada de las ramas de ese magnífico cedro con el lagar el Chinchilla a lo lejos perfilando el horizonte. Volvemos hacia el punto de partida de nuevo recordando que, aunque no es muy transitado, es un camino abierto al tráfico rodado.
Las especies de aves que nos encontraremos son muchas. En el primer tramo, mientras caminamos por la ribera del Arroyo Chaperas, son especies habituales el Pinzón común, Curruca cabecinegra, Curruca capirotada, Carbonero garrapinos, Carbonero común, Herrerillo Común,  Jilguero, Mirlo común, Petirrojo, Verderón, Agateador común, Estornino común, acentor, Colirrojo tizón, Arrendajo y Mosquitero común, papialbo e ibérico, según la época.
A tener en cuenta en este tramo, son los floridos grupos de Picogordo que con sus contrastados colores animan nuestro paso al pie de la ladera donde se encuentra el Lagar Chinchilla, y el inconfundible y sonoro canto del Pito Real (también oiremos el envolvente sonido de su voz a llegar al Lagar Serranillo). Dejando el arroyo atrás, se repetirán muchas de las especies vistas anteriormente, debiendo incluir otras como Chochín, Reyezuelo listado, Pico Picapinos, Mito, Paloma torcaz, y bandos de Zorzal común. Nos sorprendemos con el paso de culebreras europeas o aguilillas calzadas, sin privarnos de la observación de algún azor, gavilán e incluso, cosa poco habitual, de algún buitre leonado.
Una vez llegado a Serranillo, cabe destacar la presencia de grupos de Piquituertos que gustan de posarse en los grandes eucaliptos anexos al lagar, sin extrañarse ni rehuir demasiado nuestra presencia. Además de oír su penetrante canto, emitido desde las ramas más altas de los árboles, en una ocasión pudimos deleitarnos con la idílica imagen de muchos de ellos bebiendo de los surcos interiores de las hojas de las pitas que, convertidos en improvisados bebederos, aliviaban su sed con los restos de rocío de la noche anterior. Oiremos allí mismo, a los persistentes Verdecillos cantando desde la copas de los pinos que rodean en lugar: Mirando al frente, dirección sur, se distingue el Alto de Pocopán. Con algo de suerte, podremos también avistar surcando los cielos ejemplares de diversas especies de rapaces como el Azor común, Gavilán, Culebrera Europea ó Aguililla Calzada.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal