Santillana-Pocopan - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Santillana-Pocopan

Rutas


Se han utilizado las curvas de nivel que marcan la altitud según plano del Instituto de Cartografía de la Junta de Andalucía.



DISTANCIA:  6 km. (Ida y vuelta)
DIFICULTAD:  Media-Baja
DESNIVEL:   157 m. (Comienza en 620 m. y llega a 777 m.) (Si subimos a Pocopan el desnivel es de 233 m. pues se llega a 853 m.)
COMIENZO:    Cadena a 450 m. de Santillana frente a Chinchilla
LLEGADA:    Cadena a 450 m. de Santillana frente a Chinchilla
________________________________________________________________________________________________
REFERENCIAS
KM. 0 Cadena a 450 m. de Santillana frente a Chinchilla
Km. 0,8  Camino a la derecha
Km. 2 Ruinas y división del camino
Km. 2,2 Abrevadero animales, mina y camino a la derecha
Km. 3 Pocopán
Km. 3,6 Entrada vereda entre pinos
Km. 6 Cadena a 450 m. de Santillana frente a Chinchilla
______________________________________________________
COMENTARIOS
Pasamos la cadena y comenzamos a subir, observamos la población de jaguarzos que existe en la primera curva, alcornoques, madroños. A 300 m del comienzo, desde una curva y hacia la derecha, podemos ver el lagar de Serranillo, entre un buen almendro y un acebuche. Seguimos ascendiendo a unos 500 m. nos rodean preciosas aulagas, durillos, torvisco, adelfillas matabuey (Blupeurum fruticosum), etc., a los 800 m. sale un camino a la derecha que baja y que llega a un abrevadero de animales, lo dejamos y vemos un quejigos con sus típicas agallas.
Pasado el primer kilómetro a 250 m. encontramos una curva con grandes pinos a la izquierda, un buen madroño a la derecha junto a dos fresnos secos con agujeros de pájaros carpinteros. Seguimos y encontramos grandes matas de lentisco, quejigos, más madroños, pinos piñoneros, y vamos descubriendo a la derecha las ruinas que son parte de nuestro destino. A 250 m. más adelante encontramos a la derecha un ejemplar de piracanta o árbol del fuego (pyracantha coccinea) con sus bellas flores y sus coloridos frutos, y un poco más adelante en la curva otro ejemplar. Estos son especies difíciles de ver en el Parque y posiblemente procedan de plantas antaño cultivadas que se asilvestraron posteriormente.
Tras dos kilómetros, justo en el mojón del km. 0 ( si comenzásemos el camino a la inversa), precedida a la izquierda por un ejemplar de eucalipto glóbulo algo achaparrado, nos encontramos una ruinas con un gran pino piñonero, un cedro atlántica, un pino canario, un fresno, palmeras canarias, etc., abajo de la casa un madarino de frutos pequeños pero muy sabrosos a final de invierno. En la curva, delante de las ruinas, el camino se divide: hacia la izquierda una subida y al frente un camino que nos conducirá al mismo lugar que el de la izquierda después de dar un pequeño rodeo. En la curva pinos canarios, cipreses, etc. Vamos subiendo levemente y nos encontramos un cortafuego, en él varias cornicabras, lentiscos, jaras, etc. lo pasamos, vamos viendo rosales, majuelos y, encinas. A 200 m. unas nuevas instalaciones de abrevadero para el ganado, una mina, y un camino que dejamos a la derecha. Llegamos a una cadena, a nuestra izquierda el cortafuego de Pocopan, en su cumbre de 853 m. vemos parte trasera de la casa de piedra rehabilitada y que fue utilizada antiguamente para la vigilancia de incendio, como otras que existían en el Parque, entre ellas se comunicaban mediante una trompetilla de cobre. La subida es un poco dura pero merece la pena. Podemos subir por la cara oeste y bajar por la vertiente opuesta. Comenzamos a subir el cortafuego de Pocopán y nos encontramos con una verja que tiene unas portezuelas, las atravesamos y vemos antes de la casa una buen ejemplar de alcornoque, la espalda de la casa y las inmejorable vistas del lugar. En ella encontraremos un plano de los distintos cerros que se divisan, El Viento, La Reina, Matanza, etc. Comenzamos a bajar, atravesamos de nuevo la verja y llegamos al rellano, a nuestra izquierda sale una vereda algo desdibujada a través del bosque Es un poco “salvaje” pero evidentemente es una “aventurilla” y nos lleva al camino que nos trajo, justo en la curva del piracanta, desde la que podemos volver al punto de partida cortando por un atajo. También podemos tomar el carril que continúa a la izquierda después de la cadena, bordeando el Mirador de Pocopán y dejándolo en alto, y seguir unos 60mts. por el carril hasta llegar a la falda este del cerro y subir por ella, después de atravesar otra cadena. Ambas opciones son algo sacrificadas pero las vistas y el entorno lo merecen.
En cuanto a aves en este camino nos alegramos de haber avistado un Águila imperial joven, que suelen ser ejemplares migradores parciales deambulando en busca de nuevos territorios; la pudimos observar durante largo rato hasta que fue atacada por un azor común que defendía sus dominios, llegando incluso a colisionar con ella. También hemos identificado especie menos habituales como el Camachuelo común, Becada, Acentor común y Pito real . Otras especies más comunes son Carbonero común, Carbonero garrapino, Verdecillo, Petirrojos, Curruca cabecinegra y capirotada, Zorzal común, Mirlo, Azor, palomas torcaces, arrendajos, Mosquitero común, Piquituerto, Colirrojo tizón, Chochín, etc.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal