Punica Granatum GRANADO - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Punica Granatum GRANADO

Plantas > P

FLORA VASCULAR DE ANDALUCÍA ORIENTAL. Edita: Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía
Punica granatum L. -granado-

MP.c. Hasta 5 m. Arbolillo o arbusto, a menudo espinoso. Hojas 2,5-7 x 0,7-1,8 cm, opuestas o alternas, a menudo fasciculadas en el extremo de braquiblastos, cortamente pecioladas, simples, oblongo-lanceoladas u oblongo-obovadas, enteras, subagudas, obtusas o emarginadas, glabras, lustrosas. Flores 3-7 x 2-4 cm, actinomorfas, hermafroditas, solitarias o en grupos de 2-3 en el ápice de las ramas, de color rojo vivo; cáliz gamosépalo, campanulado, grueso y carnoso, rojizo, rematado en 5-7 dientes a modo de corona, persistentes en el fruto; pétalos 5-7, libres; estambres numerosos; ovario ínfero. Fruto balaústa ("granada"), de 5-8 cm, subesférico, indehiscente, que a menudo se agrieta y se abre irregularmente al madurar, con epicarpo grueso y coriáceo y numerosas semillas de episperma translúcido y jugoso. 2n = 16, 18. IV-VII. Cultivada y subespontánea en comunidades riparias y setos, 0-1600 m (t-s). Probablemente oriunda de la región irano-turánica. Muy dispersa en el territorio. ra. LC.

En la página 399 del magnífico tratado "Dioscórides renovado", el Dr. Font Quer explica
:
Se cree originario de Persia, Kurdistán, Afganistán, etc., de donde vino a los países mediterráneos traído por los fenicios, y extendido después por los romanos y los árabes.
Para beneficiar el fruto, con objeto de extraer el jugo de sus granos, hay que coger las granadas cuando están bien maduras, también en otoño o a fines de verano. Se entiende, las granadas de los granados bravíos, de fruto agrio.
La más importante se refiere al poder tenífugo y, en general, contra toda suerte de gusanos intestinales, de los alcaloides antes indicados; aunque la pseudopelletierina se considera sin eficacia.
La tenia o solitaria queda bien pronto paralizada y muere poco después. La acción de estos alcaloides sobre el hombre, y, en general, sobre los mamíferos es parecida, en parte, a la que ejercen sobre uno y otros la nicotina y el curare. Para evitar tales acciones sobre él organismo humano, hay que emplear dichos alcaloides combinados con los taninos. Lo mejor es utilizar la corteza de la raíz, no los alcaloides puros, en la cual se encuentran combinados en la forma indicada. De esta manera se evita o se aminora mucho la absorción intestinal de los alcaloides.
La corteza y los tabiques internos del fruto, sobre todo del granado agrio, ejercen una acción parecida, aunque menos intensa, sobre las lombrices intestinales. Al día siguiente de haber comido un plato de la granada agria, bien endulzado con azúcar, y, naturalmente, con algunos fragmentos de dichos tabiques y tastanas, un hombre adulto nos mostró una lombriz intestinal, de las grandes, expulsada por él sin pretenderlo ni esperarlo.
El zumo de los granos del fruto es refrescante.
Según el tantas veces citado Dr. Leclerc, la mejor manera de administrar la corteza de raíz de granado para expulsar la lombriz solitaria es la siguiente, inspirada en las instrucciones de Laboulbène:
En un recipiente adecuado, y con dos vasos de agua, se ponen a macerar, durante veinticuatro horas, 2 ó 3 onzas de la corteza seca; al día siguiente se calienta con suavidad, a fuego lento, y después se deja que hierva con toda su fuerza hasta reducir el liquido a la mitad. Como este liquido tiene sabor desagradable y a menudo provoca náuseas, es conveniente propinarlo bien frío o casi helado, y añadirle un poco de licor o esencia de menta.
La cantidad indicada se toma en dos o tres veces, por la mañana, en ayunas.
En una "Memória sobre a virtude tenifuga da romeira", publicada en Lisboa en el año 1822, según referencia de Texidor, el doctor Gomes, después de catorce años de usar la corteza con excelentes resultados, recomienda preparar el cocimiento de granado con 2 onzas de aquélla, fresca, y 1,5 libras de agua, hasta que por ebullición mengüe un tercio. Este cocimiento se administra en tres veces, a intervalos de una hora.
Como se ve, el procedimiento de Leclerc es muy parecido a éste. En todo caso, pasada media hora de la última toma, el paciente ha de tomar una purga de aceite de ricino (1 ó 1,5 onzas, con un poco de café bien caliente).
Este brebaje no debe darse a ningún sujeto en estado de gran agotamiento, ni a los niños, ni a las embarazadas. En tales casos se recomienda administrar cualquiera de los anteriores conocimientos de manera fraccionada a razón de 1 cucharada de café o, a lo sumo, sopera, todos los días, en ayunas, durante una o dos semanas.
Con el zumo de la granada silvestre, agria, se prepara el oxizacre o jarabe de granada agria, que se utiliza contra las afecciones de la garganta y como refrescante.
La Farmacopea Española lo manda preparar con el zumo dejado fermentar hasta que aparezca claro; entonces se cuela por estameña y en un cacharro de porcelana o de hierro esmaltado se calientan hasta la ebullición 360 partes del zumo y 640 partes de azúcar; al comenzar a hervir, se cuela el jarabe por un trozo de franela, añadiendo sobre el colador agua recién hervida en cantidad suficiente para completar los 1000 gr. de jarabe.
Este jarabe puede prepararse en frío y con zumo sin fermentar de la misma granada agria. Por cada 4 onzas de zumo se añaden 7 onzas de azúcar; se colocan, el zumo y el azúcar, en una botella o en una garrafa, y se remueve suavemente varias veces al día, hasta la completa disolución del azúcar.
Si se desea que el jarabe tenga una gran limpidez, se calienta suavemente y se pasa a través de un papel de filtro; así queda clarísimo y de un hermoso color granate. Este es un jarabe en extremo agradable, sobre todo en verano, cuando se toma con agua fría o helada, natural o carbónica. La bebida se suele llamar granadina.
El zumo de la granada, concentrado al fuego, es excelente, según Dioscórides, "contra los flujos internos y contra las calenturas acompañadas de cámaras, conforta el estómago, restriñe el vientre y provoca la orina". Esta especie de vino de granada se llama roete.

En cuanto a su historia, nos comenta
:
El granado fue conocido y cultivado desde remotísimos tiempos prehistóricos; en las tumbas egipcias de 2500 años antes de nuestra Era se han encontrado restos de sus frutos, considerados en Oriente como símbolo del amor y de la fecundidad; el árbol estaba consagrado a la diosa Rimmel, en Siria, y en Grecia, a Afrodita.
Dioscórides habla extensamente del granado en el capítulo 127, del Libro III de su "Materia médica"; pero conviene fijarse, sobre todo en lo siguiente: "Bebido el cocimiento de la raíz del granado, mata los gusanos anchuelos del vientre y échalos afuera".
Esta virtud del granado ya era conocida y aprovechada en Egipto 2000 años antes de Dioscórides, pero en Europa cayó en olvido después, y durante 1800 años. A principios del siglo XIX, los médicos ingleses pudieron comprobar en la India la eficacia tenífuga de esta corteza, y, en general, su poder contra toda suerte de gusanos intestinales, y su uso se generalizó más tarde en los países europeos. Ya en 1814, el Dr. Gomes publicaba en Lisboa la memoria de que hemos hecho mención.
El nombre de granada viene del latín malum granatum; malum es la manzana, y granatum significa que grana bien, que es abundante en granos. En efecto, Mattioli, en la traducción del mismo capítulo de Dioscórides, nos cuenta que en muchos sitios de Italia a las granadas las llaman pomi granati, por los muchos granos que contienen dentro de si; aunque algunos, añade, quieren que se llamen granadas porque el reino de Granada abunda en esta clase de frutos.
El nombre del género Punica, establecido por Linné, deriva de otra denominación latina: malum punicum, porque, como aclara Andrés de Laguna, "en aquella parte de Africa antiguamente llamada Púnica, en la cual se comprehenden Cartago y Túnez, nace este fructo muy perfecto y en grande abundancia... ".
Y añade, corroborando lo dicho por Mattioli:
Le debe muy poco (al de la Púnica) el que crece en los términos de la ciudad de Granada, de donde barruntan algunos que cobró el nombre; los cuales simplemente se engañan, pues no por nacer en aquella provincia este fructo, sino por ser compuesta toda su substancia de granos, vino a llamarse granada."


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal