Pistacia Lentiscus - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Pistacia Lentiscus

Plantas > P

NOMBRE CIENTÍFICO: Pistacia lentiscus

FAMILIA
: ANACARDIACEAE

NOMBRE COMÚN
: Lentisco

FLORECE
: II–V.

HÁBITAT
: Bosques y bosquetes esclerófilos, 0–1200 m

DISTRIBUCIÓN
: Mediterránea y macaronésica.

OBSERVACIONES: Pero el producto más importante de esta especie es la llamada almáciga o mástique, exudación resinosa que fluye espontáneamente de los troncos del lentisco o se obtiene sangrándolo, se usa en la industria de los barnices, y en odontología, para preparar diversos cementos dentarios como el empaste, mascado sirve para perfumar el aliento. Esta planta producía el “picón”  que se usaba en los braseros tradicionales. En tiempos de escasez se utilizó como tabaco.

FLORA VASCULAR DE ANDALUCÍA ORIENTAL. Edita: Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía

Pistacia lentiscus L. –lentisco, entina–
NP.(MP.).p. 1–2(5) m. Perennifolia, dioica, glabra, resinosa, de corteza grisácea o rojiza. Hojas 3–11 cm, alternas, paripinnadas, de raquis alado; folíolos 2–12, de 1,5–4 cm, obovados, elípticos o lanceolados, enteros, coriáceos. Inflorescencias 2–5 cm, espiciformes, densas, axilares. Flores
actinomorfas, apétalas, amarillentas o rojizas; las masculinas con 5 sépalos soldados de 1–1,2 mm y 5 estambres; las femeninas con 3–4 sépalos soldados de 1–1,2 mm y ovario súpero. Fruto drupa, de 3–6 mm de diámetro, globoso, rojizo al inicio, pardo o negro en la madurez. 2n = 24. II–V. Bosques y bosquetes esclerófilos, 0–1200 m (t–m). Mediterránea y macaronésica. Todo el territorio. co. LC.

El Dr. Font Quer, en la pág. 440 de su magnífico Dioscórides renovado, explica
:  
“La almáciga aparte el uso que se hace de ella en la industria de los barnices, y en odontología, para preparar diversos cementos dentarios, sirve de mascadijo para perfumar el aliento y fortificar las encías, actualmente de uso limitado a los países orientales.
Las hojas y tallos tiernos, por su riqueza en tanino, son astringentes, y se utilizan también para fortificar las encías y apretar los dientes.
En Cataluña se los considera aperitivos, aunque esta propiedad según los antiguos, la tiene asimismo la almáciga, como se desprende de aquel proverbio de Luciano que trae Laguna en sus comentarios.
Para enjuagarse la boca y contra la hinchazón de las encías, en las "Experiencias y remedios" publicadas en el "Tesoro de Pobres", página 210, se lee la siguiente receta:
Tomarás un poco del tierno de la mata, otro de romero, y lo mismo de oliva silvestre, y dos nueces de ciprés machacadas, y lo hervirás todo en dos escudillas de agua grandes y otras tantas de vino, hasta que venga a quedar sólo el vino, y, tibio, te lavarás la boca cuatro veces al día, que hallarás el alivio que deseas.
Para despertar el apetito, en la campiña de Manresa, donde hube de residir de niño me daban a beber agua de lentisco. Al amanecer, se echaba un ramito de esta planta, con sus dos o tres hojas, en un vaso lleno de agua, de la cual, a mediodía tomaba la mitad, y la otra mitad antes de cenar.”

Sobre su historia nos comenta
:
Esta, pues, bebida, sirve a los que arrancan sangre del pecho y a los que padecen de tose antigua; demás de esto, es muy amiga del estómago, empero mueve regüeldos. Métenla ordinariamente en las pólvoras compuestas para fregar los dientes y en los afeites hechos para dar lustre al rostro. Confirma ésta las pestañas caducas, y mascada engendra muy buen olor en la boca y aprieta las relajadas encías...
Laguna comenta a su manera la descripción de Dioscórides, y añade:
Además del fruto, el lentisco produce apegadas a las hojas, unas ciertas vainillas, a manera de bolsas o cornezuelos, llenas de un licuor puro, el cual, como se va envejeciendo, se convierte en unos animalejos alados como mosquitos semejantes a los que se engendran en las vejigas del olmo. Estos, pues, en pudiendo volar, hacen en cada vaina un agujerico subtil, por lo cual, uno a uno, se cuelan...
Traída en la boca, la almástiga, aliende que corrige el anhélito, descarga mucho el celebro y engendra un apetito insaciable; de donde nació aquel proverbio que trae Luciano: ¿Estás hambriento y quieres mascar almástiga?.
Las vainillas o cornezuelos a modo de bolsas, que se forman en las hojas tal como anota Andrés de Laguna, son ciertas agallas que engendra la Aploneura lentisci, un insecto del grupo de los pulgones.”




 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal