Pinzón Vulgar - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Pinzón Vulgar

Aves > P - R

NOMBRE COMÚN: PINZÓN VULGAR

NOMBRE CIENTÍFICO
: FRINGILLA COELEBS

FAMILIA
: FRINGILIDOS

DESCRIPCIÓN: Uno de los pájaros más abundantes de nuestros Montes, junto al Carbonero Garrapinos, es fácil de reconocer tanto por su figura como por su canto. Se deja ver sin demasiados reparos. Es de pico cónico y fuerte como todos los fringílidos, con característica doble franja alar blanca y rectrices externas asimismo blancas. Luce un capirote de color gris azulado que le llega hasta la parte posterior del cuello, y las partes inferiores son de color rojizo arcilloso. El obispillo es verde amarillento. Su reclamo es un "chink" sonoro y penetrante (que puede confundirse con el del Carbonero Común), y a veces también un "chrrrrt", fácil de distinguir. En caso de alarma emite un "yuit" repetido de forma continua en tanto persista el peligro. Cría de forma aislada, defendiendo además celosamente su territorio y su pareja. He podido observar verdaderas luchas aéreas entre machos, que, como suspendidos del aire por hilos invisibles, se enfrentaban encarnizadamente, a fin de conquistar a su hembra y proteger su territorio. Como ocurre en todas las aves canoras, su canto es poderoso, con estrofas que le distinguen; sin embargo, hemos de aclarar, que su aprendizaje, en gran parte, no es innato sino por imitación de sus otros congéneres, de modo que las melodías pueden variar completamente según las distintas regiones donde vivan; de hecho, muchos fringílidos en cautividad son "enseñados" a cantar mediante copias de cantos que se les hace escuchar hasta su total aprendizaje. Su vuelo típicamente ondulante y los motivos alares y caudales de color blanco son datos de interés a la hora de su identificación. La hembra es de colores mucho menos contrastados, y pardos en general. En vuelo, -visto desde abajo- se observan dos colores: el rojizo del cuerpo combinado con el blanco de las partes inferiores de sus alas.


HÁBITAT
: Debido al bajo contenido hídrico de su alimento, las aves granívoras están, en general,  muy ligadas al agua. Especie ubiquista a la que se puede observar en los más diversos entornos, desde cualquier tipo de bosques, zonas de cultivo y sotos fluviales, hasta en parques y jardines. No obstante, como el Carbonero Garrapinos (ver ficha) o el Herrerillo Capuchino (ver ficha), siente cierta predilección por los bosques de coníferas. Es sedentario en la Península, sin embargo, como en otros casos, las poblaciones se incrementan en invierno con la llegada de numerosas bandadas, procedentes de toda Europa. Éstas se agrupan curiosamente por sexos; volviéndose a reagrupar para la siguiente temporada de cría. Incluso son las hembras las que, en su mayoría, realizan los desplazamientos migratorios, permaneciendo los machos en sus áreas de reproducción, sobre todo en el norte de Europa. Estas variaciones en el comportamiento migratorio están relacionadas con el sexo y la edad de los pinzones. Está comprobado que en este caso, las hembras viajan antes y más lejos que los machos, siendo su instinto migratorio mucho más fuerte e impetuoso. Este efecto no es único, sino que se presenta en otras especies de aves. Asimismo, son los jóvenes, por su menor apego al territorio, más decididos a la hora de iniciar su salto migratorio. Esta respuesta atípica en la conducta migratoria de los machos adultos, se produce debido a un comportamiento netamente territorial en relación a los territorios que fueron ocupados para la reproducción y que seguirán defendiendo. Finalizada la época estival, se reaviva en el macho el instinto sexual, lo que provoca de nuevo su canto; explicándose, de este modo, que por efecto de las hormonas sexuales quede inhibido el impulso migratorio. Puesta en marcha la migración, grandes bandadas se detienen en la Península y  otras prosiguen su viaje migratorio hasta África. A menudo, se mezclan con de bandadas de Pinzones Reales, que se detienen en nuestro país como área más meridional de sus cuarteles de invierno. Al volverse tan sociables en la temporada invernal, podemos observar al Pinzón Vulgar comiendo junto a Verderones, Pinzones Reales, Pardillos, Escribanos o Jilgueros.


COSTUMBRES
: Se alimenta de todo tipo de semillas, granos y también de insectos (sobre todo durante la cría). También ejerce una importante acción beneficiosa: puede consumir diariamente hasta 100 orugas de la falena del pino, evitando la proliferación, junto s herrerillos y carboneros, de las orugas de esta mariposa que se alimenta de las hojas de las coníferas y retarda su crecimiento. Incuba la hembra, como ocurre en la mayoría de los fringílidos. Hasta dos puestas, por lo general, de 4 huevos. Nutre a los pollos de insectos y gusanos obtenidos del suelo, donde es habitual verles comer. El nido es muy elaborado y tupido, con partes interiores a base de materiales diversos como plumas, crines, lanas y musgo que lo convierte en un habitáculo confortables, seguro y térmicamente aislado. Las partes exteriores estarán dotadas de material más duro y líquenes que darán, consistencia y mimetismo, respectivamente, al conjunto. Este trabajo puede obligar a la hembra a realizar hasta 1.300 viajes de ida y venida para su construcción.



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal