Mito - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Mito

Aves > F - M

NOMBRE COMÚN: MITO

NOMBRE CIENTÍFICO
: AEGITHALOS CAUDATUS

FAMILIA
: PARIDAE (*)

DESCRIPCIÓN: Si nos encontramos en el monte con un parajillo de muy pequeño tamaño, y moviendo, arriba y abajo, su cola tan larga como el propio cuerpo, podemos decir que hemos identificado a un Mito. Algunos autores le definen como pequeña bola de algodón a la que va enganchada una larga cola, quizá uno de sus rasgos más visibles y característicos. Mide unos 15 cms. Pico redondo, muy corto, banda oscura por encima del ojo, que le llega hasta el  dorso, y píleo blanco, sería la descripción de este pájaro, enérgico y tan acrobático como sus hermanos páridos. Sus colores claro oscuros contrastan con un rosado en flancos, vientre y alas, que se disipan en las razas que habita el sur de la Península, donde muestra carrillos más rallados (subespecie Ibericus),

HÁBITAT
: Es sedentario, aunque realice movimientos erráticos en invierno. No demasiado común en coníferas, a no ser que estén combinadas con arboledas con importante sotobosque (mejor aún si son sotos fluviales, donde terminan refugiándose cuando de entornos sometidos a degradación se trata). Es relativamente común en bosques de planifolios.

COSTUMBRES
: Bastante gregario, sobre todo en la estación fría, junto a otros carboneros y pájaros diversos. Cuando sobrevuelan zonas abiertas lo hacen uno de uno, dejando oír sus reclamos finos y penetrantes /tsi-tsi-tsi/. Es muy sociable con otras especies, e incluso con el hombre, habiendo sido fácil de domesticar (había quien lo tenía en jaulas antes de ser especie protegida). Durante la noche, gusta de utilizar dormideros junto a otros congéneres. Difícilmente lo veremos posado en el suelo. Prefiere moverse entre las distintas alturas del árbol, generalmente desde los 2 mts., hasta las copas, que es donde se encuentra más a gusto.  Es insectívoro, aunque no menosprecia algunas semillas. Sale a buscar comida en bandadas de su misma especie. Su nido es muy característico y diferente al de los demás. No utiliza oquedades naturales ni nidos de copa abiertos, sino que construye una especie de óvalo sostenido, entre varias ramas, dentro de espesura de arbustos o matorrales altos, dejando solo una pequeña entrada superior. El nido queda forrado en el exterior por abundantes líquenes que le dan un aspecto totalmente mimético, y por dentro, está relleno de numerosas plumas (más de 2.000 en un solo nido). Curiosamente, utiliza también materiales principalmente extraídos del árbol donde está situado, lo que le ofrece facilidades a la hora del transporte de los mismos, así como de su perfecto camuflaje. Es pues un nido de los más elaborados y en su construcción la pareja llega a tardar hasta un mes (tómese como referencia desde la golondrina y otros pequeños paseriformes que pueden tardar menos de una semana, hasta las grandes rapaces, con casi dos meses). Por tal motivo, lo inicia ya a finales de febrero. Incuba sólo la hembra de 9 a 14 huevos, con una o dos puestas anuales. Las muchas bajas de esta especie en invierno vienen compensadas por su gran fecundidad.

(*) Existen algunas discrepancias al respecto. Algunos autores señalan como familia de esta especie, junto al Bigotudo, la de los Paradoxornítidos. Datos basados en la estructura ósea del cráneo, tipo de nido, pollos totalmente desnudos al nacer o cola escalonada, justifican, según ellos, esta diferenciación.


 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal