Daphne Gnidium - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Daphne Gnidium

Plantas > D - E

 
NOMBRE CIENTÍFICO: Daphne gnidium

FAMILIA
: TIMELEACEAE

NOMBRE COMÚN
: Torvisco

FLORECE
: II-XI

HÁBITAT
: Bosques y matorrales esclerófilos, 50-1600

DISTRIBUCIÓN
: Mediterránea y macaronésica

OBSERVACIONES
: Es un purgante tan enérgico, que su uso no es recomendable, ni aun extremando la prudencia.

FLORA VASCULAR DE ANDALUCÍA ORIENTAL.
Edita: Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía
Daphne gnidium L. -torvisco, matapollo-

NP.p. Hasta 200 cm. Arbusto muy ramificado, con tallos jóvenes densamente foliosos y pubescentes. Hojas (10)15-50(55) x (1,8)3-7(8) mm, alternas, cortamente pecioladas, lineares o linear-oblanceoladas, agudas, coriáceas, glabras. Inflorescencias en panícula de racimos, terminales, multifloras, pubescentes. Flores 4,5-6,5 mm, actinomorfas, hermafroditas, tetrámeras, apétalas; hipanto 3-4,5 mm, densamente pubescente; sépalos 1,5-2 mm, petaloideos, de color crema. Estambres 8. Ovario súpero. Fruto 7-8 mm, bacciforme, subgloboso, exerto, peloso, rojo brillante. 2n = 18. II-XI. Bosques y matorrales esclerófilos, 50-1600(2100) m (t-s). Mediterránea y macaronésica. Todo el territorio. oc. LC.

En la página 388 del magnífico tratado "Dioscórides renovado", el Dr. Font Quer explica:
 
"Contiene una resina muy activa, localizada principalmente en la corteza, inflamatoria y vesicante, purgante drástica; y un glucósido, la dafnina.   
Es un purgante tan enérgico, que su uso no es recomendable, ni aun extremando la prudencia. Véase, de todas maneras cómo lo tomaban los antiguos para evitar o disminuir sus efectos irritantes.
Al exterior actúa produciendo gran inflamación de la piel, hasta producir ampollas al cabo de dos días de tenerla aplicada a modo de emplasto.

En cuanto a su historia
:
El torvisco es conocido desde muy antiguo. En la edición de Laguna de la cual nos servimos, Dioscórides dice así: Bebido el meollo de 20 granos, purga por abajo la cólera, la flema y los humores acuosos, empero abrasa el garguero; por donde conviene darle mezclado con harina o polenta o metido en un hollejo de uva, o cubierto con miel.
A lo cual añade por su cuenta Andrés de Laguna:
La thymelea es aquella que llamamos torvisco en Castilla, cuyo fruto se dice coccos gnidios, en griego, y en latín, granum gnidium. El fructo de la camelea es algún tanto más luengo, y se allega más a la forma del aceituna. Pero el uno y el otro, luego en naciendo, es verde, y, como se va madurando, se torna rojo, y a la fin, cuando está perfectamente maduro, se vuelve negro.
Tienen mucho de venenoso estas dos especies de plantas, y ansí no debemos administrarlas jamás a ningún hombre flaco, salvo si no queremos enviarle con cartas al otro mundo, porque purgan con tanta violencia, que causan infinitos desmayos, mueven sudores fríos y concitan muy horribles temblores en todo el cuerpo.
Ansí que debemos cautamente usar dellas, guardándonos que por evacuar la flema no evacuemos el ánima. Deben también guardarse y andar sobre aviso los rústicos labradores que se purgan algunas veces con ellas, y, por no dar al boticario un real, se meten en gran peligro de dar al clérigo la hacienda y el cuerpo, y a los diablos el ánima.
Lo cual parece inspirado en la diatriba contra el torvisco de Andrea Mattioli (en la página 632 de su "Dioscórides", ed. de 1548), cuando dice:
Las gentes del campo llaman a este fruto, a causa de ser muy agudo, pimienta de monte, y hacen mucho uso de él para purgarse cuando se sienten enfermos; creen que haciéndolo así engañan a los médicos y parecidamente a los boticarios, sin reparar que comúnmente hacen después cantar a los curas y doblar las campanas, como he visto yo muchas veces... "


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal