Curruca Carrasqueña - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Curruca Carrasqueña

Aves > C - E

NOMBRE COMÚN: CURRUCA CARRASQUEÑA

NOMBRE CIENTÍFICO
: SYLVIA CANTILLANS

FAMILIA
: SILVIDOS

DESCRIPCIÓN: Existe un marcado dimorfismo sexual en esta pequeña curruca. El macho presenta dos coloridos bien definidos: un gris pizarra en las zonas superiores y otro ocre anaranjado en las inferiores, blanqueándose en la parte ventral. El anillo orbital rojo y una conspicua bigotera blanca delatan su presencia. La hembra muestra cabeza y dorso de color gris claro, alas de color pardo rojizo y garganta y zonas ventrales de un rosáceo muy tenue. El anillo orbital puede aparecer en algunos casos, y parecer totalmente blanco cuando rodea a otro concéntrico interior de color rojo que, a veces, es poco visible. En ésta podemos encontrar bastantes variaciones en torno al patrón indicado; de modo que habrá que prestar atención en este aspecto para su identificación. En ambos sexos los bordes de la cola son blancos. Su canto puede recordar al de la Curruca Cabecinegra, pero menos áspero y con notas menos duras. Su reclamo distintivo es un  suave /tec, tec, tec/. Puede mover la cola hacia arriba como la Curruca Rabilarga.

HÁBITAT
: Es estival y de paso; de modo que desaparecerá de nuestros montes entre los meses de agosto y septiembre. Es de las currucas que podemos encontrar en mayores altitudes de nuestra orografía, siendo relativamente común en matorral medio entre arbolado de encinas y alcornoques, alcanzando casi los 2.000 mts en la Península. Le gusta moverse entre las ramas más altas del matorral en busca de insectos. Cuando vuela de un matorral a otro, su pequeño tamaño, su vuelo a media altura dejándose caer casi en vertical al alcanzar el lugar elegido, así como el color de las partes superiores totalmente gris, son datos que facilitan su identificación.

COSTUMBRES
: Está entre las currucas preferidas del Cuco para su parasitación. El nido se encuentra a media altura en el interior del matorral. La hembra incuba dos puestas anuales de 3 a 4 huevos. Por su buena adaptación a diferentes entornos, algunos de ellos, a veces poco propicios, sus poblaciones se desarrollan favorablemente en nuestro país; sin embargo, su número podría verse afectado por el deterioro de determinadas áreas de invernada, donde permanece tras su largo viaje migratorio.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal