Conium Maculatum - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Conium Maculatum

Plantas > C3 - C4

NOMBRE CIENTÍFICO: Conium maculatum

FAMILIA
: APIACEAE

NOMBRE COMÚN
: Cicuta

FLORECE
: III-VIII

HÁBITAT
: Ruderal, arvense, viaria, bordes de cursos de agua, 0-1600 m

DISTRIBUCIÓN
: En algunos bordes del camino  del Parque

OBSERVACIONES
: Fue la planta que utilizaron los atenienses para dar muerte a Sócrates

FLORA VASCULAR DE ANDALUCÍA ORIENTAL
. Edita: Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía
Conium maculatum L. -cicuta-

H.(Th.)e. Hasta 230 cm. Herbaceas anuales o bienales, aromaticas. Tallos fistulosos, manchados de purpura. Hojas basales c. 50 x 40 cm, 2-4-pinnatisectas, largamente pecioladas, con las ultimas divisiones serradas o pinnatifidas; las caulinares superiores opuestas, ternatisectas, envainadoras. Umbelas compuestas, con 8-20 radios subiguales, escabridos; bracteas 5-6, triangulares, con margen escarioso ancho; bracteolas 3-6, ensanchadas y, a menudo, connadas en la base, dispuestas en el lado externo de la umbelula. Flores actinomorfas, hermafroditas en las umbelas terminales, hermafroditas y unisexuales masculinas
en las laterales, pentameras; petalos incurvados, homogeneos, blancos Estilopodio } deprimido; estilos patentes o recurvados en la fructificacion. Frutos 2-3,9 mm, globosos, comprimidos lateralmente, glabros. Mericarpos con las costillas primarias prominentes, crenulado-onduladas. 2n = 22. III-VIII. Ruderal, arvense, viaria, bordes de cursos de agua, 0-1600 m (t-s). Euroasiatica y mediterranea. Todo el territorio. oc. LC.

En la página 484 del magnífico tratado "Dioscórides renovado", el Dr. Font Quer expone sobre esta planta lo siguiente, que reproducimos casi literalmente por ser sus anécdotas históricas muy interesantes
:
"Los frutos inmaduros, y también las hojas, producen cierto grado de anestesia, a causa de su acción especifica sobre los nervios sensitivos, y se han empleado para combatir el asma y la tos ferina, los dolores muy intensos de estómago, por ejemplo, como consecuencia del cáncer gástrico.
Al exterior, en forma de pomada de cicuta, el extracto o bien la coniína, calman las neuralgias, porque, como se ha dicho, la coniína se absorbe fácilmente a través de la piel.
Envenenamiento con cicuta. Los intoxicados por la cicuta sienten, como primeros síntomas, ardor en la boca y en la garganta, carraspera y náuseas, a menudo seguidas de vómitos y diarreas; las pupilas se dilatan y la visión se perturba notablemente; las facultades intelectuales se conservan bien, pero el paciente no puede articular palabra, porque la lengua no responde, ni tampoco puede tragar, porque lo mismo que en la intoxicación por la belladona, la deglución se hace imposible.
Siguen vértigos, y poco a poco se van enfriando las extremidades, y empieza la parálisis, que es progresiva, se pierde la sensibilidad y aparecen movimientos convulsivos. La muerte se presenta a las tres o cuatro horas de haber injerido la droga, casi súbitamente, por asfixia, a causa de la paralización del centro nervioso respiratorio.
La sospecha de una intoxicación por cicuta requiere el rápido suministro de vomitivos y purgantes, y luego el de carbón animal y tanino. Se anima al intoxicado con excitantes y se le hace la respiración artificial, ayudada con el suministro de oxígeno, hasta que recobre la natural. "

En cuanto a su tratamiento histórico
:
"En el capítulo 80 del Libro IV de Dioscórides, este autor dice:
La cicuta produce un tallo como aquel del hinojo, dividido por cañutillos y grande, y las hojas como las de la férula empero más angostas y hidiondas. De lo alto del tallo salen unas varillas y ciertas copas encima dellas, coronadas de una flor blanquecina. Su simiente se parece al anís, sino que es más blanca. Y la raíz no profunda dentro de tierra.
Es también la cicuta uno de los venenos mortíferos que, resfriando, matan. Mas, remédiase su daño con vino puro. Sácase el zumo de los ramillos altos, majados y esprimidos antes que la simiente y las hojicas se sequen, y, después de secado, se espesa al sol y se hace pastillas, porque ansí seco sirve para muchas cosas de medicina.
Mézclase útilmente con los colirios que mitigan dolor, y aplicado en forma de emplastro sana las llagas que van cundiendo y el fuego de Sant Antón. Toda la hierba, majada y aplicada a los compañones, reprime las poluciones nocturnas y relaja el miembro genital estirado; demás desto, amata el furor y hervor de la leche, hace que no crezcan las tetas de las doncellas, y consume los testículos de los niños, aplicada a cada una de estas partes.
A lo cual siguen los comentarios de Laguna de esta manera:
Ansí como siempre fue muy nombrado, y aun se nombra cada día con grandísimo vituperio, Heróstrato, por aquella señalada maldad y tacañería que hizo en quemar el templo de la Ephesia Diana, ni más ni menos estendió la cicuta su triste nombre por el mundo universo, por razón de los homicidios sin cuento, de los cuales su mortífero zumo fue causa.
Esta es aquella maligna planta con el licuor de la cual dieron los atenienses inicuamente la muerte al innocentísimo y sapientísimo Sócrates. Esta, el último suplicio que en aquella república se solía ejecutar contra los malhechores, en los capitales delictos.
Hállase la cicuta, copiosamente, por todas partes, y es planta de todos muy conocida, porque crece en torno de las ciudades (esperando, según yo pienso, si hay alguno que justiciar), y los niños, cuando está seca, juegan a las cañas, el verano, con ella.
Tienen tanta fuerza de congelar la sangre y de mortificar los miembros, sus hojas, que, paciéndolas, por malos de sus peccados, los asnos, de tal suerte se paran yertos que, alguna vez lo(s) desuellan pensando que sean ya defunctos, aunque después despiertan y resuscitan a causa del gran dolor, ya medio desollados los cuitadillos, y esto con grandísima risa y admiración de los ganapanes que les quitan el cuero.
Puédese remediar el daño de la cicuta si acudimos antes que al corazón penetre su fuerza, porque en habiendo hasta él llegado, requiescant in pace.
Dábanla los atenienses con vino, y, después de bebida, mandaban al condemnado que hiciese algunos paseos para que se distribuyese por los miembros vitales más presto. Mantiénense de la cicuta los estorninos porque tienen tan angostas las venas que, no pudiendo, indigesta, penetrar ni distribuirse por ellas se digere, corrige, adelgaza y hace muy familiar antes que pase adelante.
Mas, a los hombres, por las causas contrarias, quiero decir por la fácil distribución, es acelerado veneno, aunque Galeno refiere que cierta vejezuela ateniense, comenzando de cuantidad muy pequeña y acrecentándola cada día un poquito, de tal manera se acostumbró a comer la cicuta, que, a la fin vino a mantenerse della y a comerla en grande abundancia; tanto puede la costumbre y la hambre.
La vejezuela de Galeno tuvo sus imitadores en Madrid, según nos cuenta Quer en su "Flora española", IV, página 285, cuando dice:
En uno de los actos literarios que celebra la Sociedad Médico-Chirúrgica de la Real Congregación de nuestra Señora de la Esperanza, don Eusebio Xavier de Castro, cirujano y consiliario pharmacéutico de ella, hizo ver demonstrativamente que la cicuta de Madrid no tenía nada de fastidioso, ni acre, mascando y tragándose toda una planta entera, con su raíz, en presencia del doctor Angelich, dignísimo y docto director y de los sabios individuos que componen esta aplicada sociedad.
Pero, la de Madrid corresponde a la Cicuta III, de Quer ("Flora española", IV página 248), que este autor considera igual a la que Morison ("Plant. hist. univer. Oxoniensis", III, pág. 291) llamó Cicuta hispanica, annua, semine majore odore apii, y hasta el presente ignoramos que haya sido estudiada y analizada químicamente.
Quer afirma que es innocua, y que carece de toda virtud curativa. Los médicos de su tiempo según él, recetaban concretamente cicuta barcinonensis, pero añade, que, "como podría crérsela natural de Barcelona aclara que vive, ciertamente en Cataluña, pero en el Montseny y en Olot, así como en Galicia, no en el circuito de Barcelona".




 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal