Cernícalo Vulgar - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cernícalo Vulgar

Aves > C - E

NOMBRE COMÚN: CERNÍCALO VULGAR

NOMBRE CIENTÍFICO
: FALCO TINNUNCULUS

FAMILIA
: FALCONIDAE

DESCRIPCIÓN: Este pequeño halcón de entre 33 a 39 cm de longitud y 65 a 80 cm de envergadura, es la rapaz más común, y no es difícil observarlo tanto en el campo abierto como en nuestras ciudades. El rango de medidas expuesto es debido a la diferencia de tamaño que existe entre el macho y la hembra, siendo ésta última algo mayor y con ciertas diferencias de plumaje. El macho es de color gris celeste en cabeza, cola y obispillo, si bien coinciden ambos sexos, además de en su marcada bigotera negra, en el color pardo rojizo del resto de las partes superiores, es decir,  alas y manto –algo menos moteado éste último en el macho-. La cola es larga, con una ancha franja negra en el borde, y que remata con un casi imperceptible contorno final de color blanco. Las alas son también largas y puntiagudas. Las partes inferiores son, por el contrario, muy claras y finamente moteadas en el cuerpo y de barrado suave en alas. Cerca del nido emite rápidas series de /qui-qui-qui-/ agudo y potente; también un menos estridente /criiiiii-criiiiii/, aunque más prolongado y con una cierta tonalidad envolvente y quejumbrosa.

HÁBITAT
: Sedentario. Se ha adaptado perfectamente al entorno urbano, por lo que podemos verlo posado en alguna antena ó cornisa de altos edificios, cercanos a su nido, en pleno casco urbano. En campo abierto observaremos su característico vuelo desde la campiña hasta las áreas de montaña, ó desde los campos cultivados a los más baldíos; no desdeñando, como buen volador y cazador que es, ningún lugar que le pueda proporcionar algún tipo de presa con la que alimentarse.

COSTUMBRES
: Lo que más caracteriza a este ave, y lo que le da su nombre, es decididamente su forma de cazar. El Cernícalo vulgar “se cierne” sobre su presa, como suspendido en el aire, y, siguiendo un elaborado patrón de conducta, se lanza finalmente sobre su objetivo en un rápido e inesperado picado. Como todas las estrategias del mundo animal, perseveran siempre aquéllas cuyos resultados son favorables para la especie. En este caso, nuestro pequeño falcónido se mantiene en el aire, aleteando con la cola bien desplegada para mejorar la flotación. En los días ventosos, sin embargo, no necesita agitar sus alas, dado que la misma velocidad del viento actúa sobre el perfil de las mismas, y le crea la suficiente sustentación como para mantenerlo colgado del aire, sin mayor esfuerzo que el de un sencillo y preciso movimiento de su cola. De este modo, explora el terreno sin desplazarse un solo centímetro de su invisible atalaya. Si en un primer intento no obtiene el resultado previsto, se deslizará lateralmente unos cuantos metros para alcanzar otra posición que le ofrezca un nuevo punto de visión. Al divisar la presa, no siempre se lanza a la primera, sino que va disminuyendo la altura de flotamiento en varias etapas, acercándose a su presa de forma escalonada y asegurándose así el éxito de la captura. También puede realizar su caza desde otros posaderos: postes, cables eléctricos, salientes naturales del terreno, etc. Topillos, ratones, pequeños reptiles, saltamontes, pajarillos, e incluso una gran variedad de insectos, constituyen la dieta principal del pequeño cazador alado. Se le confunde con la Primilla, de hecho se le llama popularmente con este nombre; sin embargo, hemos de aclarar que ambas son especies distintas con algunas diferencias morfológicas y de comportamiento. No se cita la Primilla en este trabajo, dado que no figura como ave que habite en nuestro Parque, ni son los bosques el hábitat natural en el que ésta se desenvuelve. También se le puede confundir con el Gavilán, pero tiene éste la cola más corta y ancha, y las alas más amplias y barradas. Nidifica el Cernícalo vulgar en edificios, ruinas, bajo puentes o en cortados rocosos. No construye nido, sino que la hembra pone directamente sus huevos en oquedades de altos edificios o del terreno, salientes rocosos, y, algunas pocas veces, en árboles, utilizando viejos nidos abandonados.   


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal