Búho Real - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Búho Real

Aves > A - B

NOMBRE COMÚN: BÚHO REAL

NOMBRE CIENTÍFICO
: BUBO BUBO

FAMILIA
: STRIGIDAE

DESCRIPCIÓN: Sus 70 cm de longitud y 180 cm de envergadura lo encumbran al puesto de mayor y más poderoso búho europeo. Su gran porte, con uniforme plumaje pardo rojizo, rayado y moteado de negro, sus grandes ojos de color naranja y las largas “orejas” extendidas hacia los lados lo definen y distinguen con ese aspecto solemne y aristócrata que le ha otorgado el título de “Gran Duque”. Un dibujo de color claro amarillento, a modo de aspa cruzándole la cara, forma con sus dos extremos inferiores, una sugerente bigotera y, con los dos superiores, dos cejas que terminan en sus prominentes penachos auriculares, dando todo el conjunto forma definitiva a su severa e imponente figura. Su vuelo es silencioso, batiendo dos o tres veces las alas para luego mantener un suave y lento planeo. Su doble ululato /Uuuu-huuuu/ es bien conocido, y oírlo, ya desde el temprano mes de diciembre, sobrecoge y convierte la oscuridad de la noche en algo mágico y misterioso.

HÁBITAT
: Sedentario. Su mapa de distribución se extiende a casi toda Europa, y es capaz de ocupar muy diversos biotopos, desde el bosque más denso y frondoso de coníferas ó planifolios, hasta las áreas más abiertas y áridas, basado sobre todo en la amplia gama de presas que constituyen su dieta. Siempre fiel a sus lugares de nidificación, se cobija en lugares abruptos, riscos, acantilados de montaña o laderas rocosas, y su presencia en nuestra provincia en toda la franja este y hacia el norte de los Montes de Málaga, constituyen un importante núcleo poblacional. Su número ha descendido preocupantemente en los últimos años. Utiliza el entorno de nuestro Parque Natural como territorio de caza, aunque existen indicios de que pueda reproducirse dentro de él.

COSTUMBRES
: De costumbres solitarias, la técnica de caza más empleada es el acecho. Basada en su perfecta visión estereoscópica y agudísimo oído, puede apresar desde una frágil e indefensa rana hasta grandes ejemplares de rapaces diurnas ó nocturnas. Conejos y ratas constituyen sus principales presas; otros como córvidos, palomas torcaces, zorzales ó perdices completan su variada dieta. Es pues uno de los mayores y más temidos depredadores del bosque. Caza al amanecer y al atardecer, y sus oídos, que no sus falsas “orejas”, situados a ambos lados de la cabeza, y uno más alto que otro, permiten localizar la procedencia de cualquier sonido. Tras el ataque, los poderosos y emplumados dedos de sus patas, rematados con largas, afiladas y penetrantes uñas, hacen que los esfuerzos de su presa por escapar, una vez atrapada, ó mejor cabría decir, aprisionada irremediablemente por el gran búho, resulten del todo inútiles. Las egagrópilas del Búho real son muy grandes alcanzando hasta 4 cm de ancho y 10 cm de largo. Instala su nido en cuevas, salientes ó grietas de grandes paredes rocosas. En ocasiones, la hembra se decidirá a poner sus huevos en algún hueco de un viejo árbol, atreviéndose incluso, fuera de áreas de roquedos, a ocupar  grandes nidos de otras aves. La hembra incubará por entero la puesta, y será alimentada por el macho más allá del nacimiento de los pollos que, juguetones y volantones durante los meses siguientes,  terminarán emancipándose, y se dispersarán allá en el mes de octubre, antes de la llegada del invierno. Su caza ilegal y el expolio de nidos, electrocución en tendidos eléctricos, venenos, utilización no autorizada en cetrería, ó sencillamente su captura para mantenerlo en cautividad ó llevarlos a manos de cualquier desaprensivo taxidermista han influido notablemente en sus índices poblacionales.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal