Avión Roquero - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Avión Roquero

Aves > A - B

NOMBRE COMÚN: AVIÓN ROQUERO


NOMBRE CIENTÍFICO
: PTYONOPROGNE RUPESTRIS

FAMILIA
: HIRUNDINIDAE

DESCRIPCIÓN: Si bien su nombre nos remite a una supuesta tendencia a ocupar las áreas de montaña, este hirundínido, de cola cuadrada (a diferencia del Avión común que la tiene triangular -ver ficha-), y aspecto general parduzco, algo menos oscuro por debajo, tiene una amplia distribución altitudinal. Esto significa que podremos verlo tanto en la alta-media  montaña en verano, como en las zonas litorales más bajas en invierno. Cuando despliega su cola pueden observarse unas conspicuas manchas blancas al final de la misma. No es difícil de identificar, tanto por su tamaño (algo mayor que el Avión común), como por su coloración marrón bastante uniforme, que, sin contrastes de color blanco que se puedan apreciar en su cuerpo y alas, le diferencia claramente de aquél. Es generalmente silencioso, más fácil de oír durante la época de cría.

HÁBITAT
:  Sedentario, en Europa su distribución geográfica es típicamente mediterránea, ocupando la mayor parte de los países del sur del continente. Sobrevuela acantilados, roquedos, farallones, y en general todo tipo de terreno rocoso apropiado a su nidificación. En invierno, sus efectivos, incluidos algunos extra pirenaicos, llegan hasta las mismas ciudades (desde octubre a febrero), donde, dadas las circunstancias adecuadas, pueden incluso quedarse para nidificar junto con sus parientes los Aviones comunes. En esta época se distribuirá también en áreas pantanosas, ríos, aguas estancadas, y en general, en todos aquellos lugares que le proporcionen alimento suficiente para pasar el invierno.

COSTUMBRES
: Gregario y colonial, no forma grandes bandos, excepción hecha de la época invernal. Fiel defensor de su territorio, realiza una puesta anual que incuba sobre todo la hembra. Su nido, parecido al de la golondrina común, tiene forma de taza hecha de bolitas de barro. También puede criar en solitario, y utiliza cualquier quiebro del terreno, oquedades, recovecos o  grietas de acantilados (tanto de de montaña como costeros), paredes rocosas, túneles, presas o canteras para su reproducción. Aunque no siempre, en muchas ocasiones, su presencia está asociada a algún curso de agua cercano. Se alimenta de insectos que caza al vuelo.









 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal