Avión Común - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Avión Común

Aves > A - B

NOMBRE COMÚN: AVIÓN COMÚN

NOMBRE CIENTÍFICO
: DELICHON URBICA

FAMILIA
: HIRUNDINIDAE

DESCRIPCIÓN
:. De pequeño tamaño, 12 cms., aprox., el Avión común revolotea sobre nuestras cabezas y bajo nuestros balcones. Bien conocido de todos, sus partes superiores son de color oscuro con reflejos azulados, destacando la mancha blanca de su obispillo, que podremos distinguir fácilmente mientras realiza numerosos quiebros en vuelo en su infatigable captura de insectos. Las partes inferiores muestran su cuerpo totalmente blanco y sus alas oscuras. El pico es corto pero le permite abrir ampliamente su boca al objeto de poder alimentarse mientras vuela. De cola ahorquillada, pero mucho menos que la golondrina común, y peludas patitas, torpes y poco desarrolladas; así, cualquier pequeño desplazamiento lo hará ayudado siempre de sus alas. Durante sus continuas evoluciones de ida y venida al nido, alternando planeos y rápidos aletazos, es fácil oír su constante reclamo, como un /tchirrapt/, que aunque suave es chirriante y bien audible.   

HÁBITAT
: Estival. Ocupa los cielos de nuestras ciudades a partir de la primavera. Son los mejores indicadores de que la primavera está al llegar, haciendo su aparición ya a partir del mes de febrero. En nuestros Parques nos lo encontraremos la mayor parte de las veces asociado a zonas habitadas, si bien sus áreas de vuelo pueden extenderse a cualquier área de nuestros Montes.

COSTUMBRES
: La traducción literal de su nombre en la lengua francesa es la de "Golondrina de ventana", quizá mucho más adecuada, porque en este caso no llevaría a confusiones como la cometida por nuestro romántico Gustavo Adolfo Bécquer, en su conocido poema, cuando se arrancaba con la primera estrofa "Volverán las oscuras golondrinas en mi balcón sus nidos a colgar…". Para nuestra actual denominación castellana, esas "golondrinas" no eran sino Aviones comunes, de ahí el curioso error. Entiéndase la anécdota, puesto que tal hecho no desvirtúa en modo alguno la calidad de la poesía del escritor. El Avión común está cada temporada presente entre nosotros, librándonos generosamente de una de las cosas que más detestamos en nuestras calurosas noches de verano: los mosquitos. Estudios realizados al respecto nos informan de las ingentes cantidades de insectos voladores que capturan cada verano estos vigilantes del aire junto a, sus inseparables compañeros, los vencejos. Si bien éstos últimos ocupan estratos aéreos generalmente más altos, es frecuente verlos efectuando sus rápidos vuelos en cordial armonía con aquéllos. Pocas veces se le ve posados en el suelo, salvo en el momento de coger barro para la construcción de su nido. Se reúnen en grupos compactos posados en cables eléctricos, sobre todo antes de migrar. Es muy gregario y colonial. Su nido está hecho a base de bolitas de barro mezcladas con saliva adheridas a la pared, acompañadas de algunas hierbecillas y raíces. Una pequeña abertura superior permitirá la alimentación de los pollos. Es habitual su construcción en los aleros de ventanas, balcones, puentes, presas y también en roquedos de montaña. Realiza hasta 3 puestas anuales y, a veces,  podremos observar pollos en el nido, incluso poco antes de su migración otoñal.



 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal