Arbutus Unedo - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Arbutus Unedo

Plantas > A - B

NOMBRE CIENTÍFICO: Arbutus unedo

FAMILIA: ERICACEAE


NOMBRE COMÚN:
Madroño

FLORECE:
X–II.

HÁBITAT:
Bosques y matorrales esclerófilos y marcescentes, en suelos desarrollados, preferentemente silíceos o descarbonatados, a veces arenosos o serpentínicos.

DISTRIBUCIÓN:
Circunmediterránea, atlántica meridional y macaronésica.

OBSERVACIONES:
Interesante para fines medicinales son las hojas y corteza. La corteza contiene abundantes materias tánicas, por lo que es ampliamente utilizado como curtiente. Los frutos son comestibles, y contienen alcohol, por lo que hay que evitar tomar en cantidades elevadas, ya que el alcohol que contienen, una vez maduros, es suficiente para intoxicar a un adulto, produciéndole fuertes dolores de cabeza. Por esa razón lo llamaron "unedo", aludiendo a que no se debía comer más de uno. La propiedad de ser antiséptico de las vías urinarias se debe principalmente a las hojas. Tradicionalmente se utiliza para combatir diarreas y disenterías.

FLORA VASCULAR DE ANDALUCÍA ORIENTAL.
Edita: Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía
Arbutus unedo L. –madroño–
MP.p. Hasta 10 m. Arbustos o arbolillos de corteza rojiza, flecosa; ramas jóvenes pelosas. Hojas 3,5–9(12) x 1,3–4(4,5) cm, alternas, cortamente pecioladas, lanceoladas u oblanceoladas, generalmente serradas, coriáceas, de haz lustroso. Inflorescencias en panículas terminales, multifloras; pedicelos cortos, con numerosas bractéolas, las superiores ciliadas y sepaloideas. Flores actinomorfas, hermafroditas, pentámeras; sépalos 1–1,5 mm, soldados en la base; corola 7–10 mm, urceolada, con 5 lóbulos pequeños, revolutos, blanca o blanco–rosada, interiormente pelosa; estambres 10, con filamentos ensanchados y pelosos en la base, y anteras apendiculadas, rojizas; ovario súpero, glabro. Baya hasta 25 mm, globosa, de anaranjada a rojiza, verrucosa. 2n = 26. X–II. Bosques y matorrales esclerófilos y marcescentes, en suelos desarrollados, preferentemente silíceos o descarbonatados, a veces arenosos o serpentínicos, 100–1300 m (t–m). Circunmediterránea, atlántica meridional y macaronésica. Presente en gran parte del territorio. fr. LC.
El Dr. Font Quer en la pag. 533 de su Dioscorides renovado nos dice:
La corteza del madroño contiene abundantes materias tánicas (hasta el 36 %), por lo cual se utiliza como curtiente. Las hojas son astringentes, lo mismo que la corteza; aquéllas son también antisépticas, sobre todo del aparato urinario. Se usan, por tanto, para combatir las diarreas y disenterías en cocimiento. Los frutos del madroño son comestibles, pero poco gratos al paladar, a no ser que se coman cuando, más que maduros, se ablandan y se vuelven más sabrosos; pero no se coman en demasía, porque llegan a emborrachar y producen, según dicen, dolor de cabeza.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal