Anchusa Azurea - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Anchusa Azurea

Plantas > A - B

NOMBRE CIENTÍFICO: Anchusa azurea

FAMILIA:
BORAGINACEAE


NOMBRE COMÚN:
Chupamieles

FLORECE:
Febrero - Agosto

HÁBITAT:
Vegetación ruderal y viaria

DISTRIBUCIÓN:
Euroasiática

OBSERVACIONES:
Se  recolectan para fines medicinales principalmente las hojas y la flor, que una vez recolectadas, se ponen a secar a la sombra o en secadero a temperaturas no demasiado elevadas. Posteriormente se guardan en frascos herméticos. Utilizado popularmente como antitusígeno, demulcente, antiinflamatorio, diurético y sudorífico. Contiene, entre otros, ciertos alcaloides tales como la cinoglosina que produce una acción paralizante.

FLORA VASCULAR DE ANDALUCÍA ORIENTAL.  
Edita: Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía
Anchusa azurea Mill. –lengua de buey, lenguaza–
= A. italica
Retz
H.e. Hasta 150 cm. Híspida, con pelos de base pustulada; pústulas muy marcadas en las hojas viejas. Tallos laxa y abundantemente ramificados en la parte superior. Hojas inferiores hasta 40 x 4,5 cm, oblanceoladas; las superiores hasta 12(17) x 3 cm, lanceoladas, lanceolado–oblongas u oblanceoladas. Cimas densas, alargándose considerablemente en la fructificación; brácteas más cortas que los pedicelos en la fructificación. Flores actinomorfas, hermafroditas, pentámeras. Cáliz dividido casi hasta la base. Corola hipocrateriforme, azul o azul–violeta, rara vez blanca o rosada, con tubo de 6,5–8 mm, ligeramente más largo que el cáliz, y limbo de 10–16 mm de diámetro, con escamas pelosas desarrolladas en la garganta. Estambres exertos. Núculas 6–7 x c. 3 mm, oblongoideas, erguidas, generalmente reticulado–crestadas, ligeramente tuberculadas, blancas o grises, con anillo basal. 2n = 32. II–VIII.  Vegetación ruderal y viaria, 0–2000 m (t–o). Euroasiática. Presente en todo el territorio. co. LC.

De esta planta explica el Dr. Font Quer en la pag. 552 de su Dioscorides renovado:

“ Por los antiguos, las buglosas o lenguas de buey, eran tenidas por muy afines a la borraja, y, en realidad lo son, y, por consiguiente, con vino o sin vino, se daban por cordiales.
El celebre Tragus (Hieronymus Bock), por ejemplo, nos dice que la Anchusa officinalis tanto la raíz como la semilla, cada una de por si o conjuntamente, bebidas con vino, no dejan subir el veneno hasta el corazón; sus azules florecitas, con aguardiente y azúcar fortifican el corazón y vuelven alegres a los hombres melancólicos.
Lo mismo que el de la consuelda, el zumo de la Anchusa officinalis se considera excelente para tonificar las úlceras tórpidas y promover su cicatrización, probablemente a causa de su contenido en alantoína, que no sabemos si también existe en la lengua de buey de nuestro país. Como sudoríficas, las flores de la lengua de buey se emplean en infusión, lo mismo que las de borraja.”


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal