Anagyris Foetida - Parque Natural de los Montes de Málaga Guia Web Multimedia

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Anagyris Foetida

Plantas > A - B

NOMBRE CIENTÍFICO: Anagyris foetida

FAMILIA: FABACEAE


NOMBRE COMÚN:
Hediondo

FLORECE:
Enero-Mayo

HÁBITAT:
Vegetación viaria, matorrales termófilos, bosquetes riparios

DISTRIBUCIÓN:
Mediterránea. Guadalquivir, Trevenque–Almijara, Alpujarras, Almería, Aljibe, Ronda, Axarquía. ra. LC.  En los Montes está justo al lado derecho de la Venta de la fuente de la Reina.

OBSERVACIONES:
Esta planta despide un olor fétido si se la toca. Las hojas son purgantes, y las semillas, vomitivas y tóxicas; históricamente cuentan los tratados de botánica medicinal las sumidades floridas se usaban en Málaga en cocimiento como pectorales.

FLORA VASCULAR DE ANDALUCÍA ORIENTAL.
Edita: Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía
Anagyris foetida L. –hediondo, altramuz del diablo–
NP.(MP.)c. Hasta 4 m. Caducifolia o subperennifolia, maloliente. Ramas jóvenes seríceas, glabrescentes en la madurez. Hojas alternas, trifolioladas, las de los braquiblastos agrupadas; estípulas 5–10 mm, que abrazan al tallo; folíolos 6–40(70) x 3–20(30) mm, elípticos, oblongo–elípticos u obovados, el central de mayor tamaño que los laterales, de haz glabro y envés seríceo. Inflorescencias en racimos de 3–11 flores papilionadas. Cáliz 8–10 mm, acampanado, seríceo, con hipanto basal. Corola glabra, amarillo–verdosa; estandarte 12–16 x 10–16(18) mm, obtuso, con máculas negro–purpúreas en la mitad superior; alas más largas que el estandarte; quilla algo más larga que las alas. Androceo con 10 estambres libres. Ovario estipitado, laxamente seríceo. Legumbre (6)7–16(20) x (1,5)2–3 cm, colgante, de contorno elíptico, comprimida, glabra, indehiscente o dehiscente tardíamente, con 1–6(8) semillas reniformes.
n = 18. (XII)I–V.  Vegetación viaria, matorrales termófilos, bosquetes riparios, 0–1000 m (t–m).  Mediterránea. Guadalquivir, Trevenque–Almijara, Alpujarras, Almería, Aljibe, Ronda, Axarquía. ra. LC.

En la pág. 353, del magnífico tratado Dioscórides renovado del Dr. Font Quer, expone :
Las hojas son purgantes, y las semillas, vomitivas y tóxicas; según Laza, las sumidades floridas se usan en Málaga como pectorales, en cocimiento.
Lo mejor es abstenerse de emplear esta planta; salvo el parecer de los facultativos.
Posiblemente, el cultivo del hediondo tenía su razón de ser en la toxicidad de esta especie, cuya actividad se ha comparado modernamente a la del curare, de los emponzoñadores americanos de saetas, a no ser que, como dice Mattioli de su anágiris, diese también buena madera para armar ballestas.

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal